miércoles, 28 de agosto de 2013

Urge Orientar la articulación curricular en las regiones

CONFLICTO CURRICULAR NACIONAL – REGIONAL
El Proyecto Educativo Nacional, en su política 5.1. se propone “Establecer un marco curricular nacional orientado a objetivos nacionales compartidos, unificadores y cuyos ejes principales incluyan la interculturalidad y la formación de ciudadanos, en la perspectiva de una formación en ciencia, tecnología e innovación”, así como en la política 5.2. se establece “Diseñar currículos regionales que garanticen aprendizajes nacionales y que complementen el currículo con conocimientos pertinentes y relevantes para su medio”.
La primera, del conjunto de políticas priorizadas que se propone la actual gestión del Ministerio de Educación, consiste en lograr que todos los niños, niñas y adolescentes del país logren aprendizajes de calidad, cuando se habla de aprendizajes de calidad se refiere a brindar oportunidades para que se desarrollen como personas seguras, confiadas, orgullosas de su identidad, capaces al mismo tiempo de vincularse con diferentes grupos de diferentes culturas, de interactuar con un mundo cada vez más globalizado, de aportar al desarrollo de sus comunidades.
Para lograr este propósito se ha iniciado un proceso de revisión curricular de todos los instrumentos que se ponen a disposición de todos los docentes para que logren estos aprendizajes, se ha realizado un análisis crítico1 del DCN 2009, así como se tienen algunas regiones que han elaborado currículos regionales, también hay los mapas de progreso elaborados por el IPEBA. Lo importante, ante esta situación es obtener un pacto social y político por los aprendizajes fundamentales, debemos responder como país a la pregunta ¿qué es lo que los niños deben aprender a lo largo de la Educación Básica? Ya que es su derecho y es obligación del estado generar las condiciones que hagan viable o posible el logro de estos aprendizajes, la respuesta a esta pregunta es la construcción del Marco Curricular Nacional, el mismo que debe ser consultado y legitimado, es importante garantizar también la sostenibilidad y desarrollo hasta la conclusión de la visión educativa del PEN.
Los mapas de progreso son herramientas que se ponen a disposición del docente y le muestra el camino de cómo progresa un niño con respecto del aprendizaje, en un aprendizaje se puede encontrar una competencia o un conjunto de competencias, el mapa de progreso va marcando la ruta a lo largo de los ciclo y niveles, de esta manera el docente puede saber en qué nivel de aprendizaje deberían estar los niños cuando llegan al aula, qué debería reforzar si el estudiante no lo tiene consolidado, qué debe desarrollar y cómo debe continuar, estos mapas de progreso deben estar necesariamente alineados a los aprendizajes fundamentales.
La tercera herramienta que se está trabajando son las Rutas del Aprendizaje, una ruta de aprendizaje es una guía de soporte al trabajo diario del docente, en los fascículos, los docentes encuentran en primer lugar una matriz en la que están las competencias que se deben desarrollar, las capacidades que están involucradas e indicadores que le permiten ver en qué nivel de desarrollo están, de esta manera pueden ir monitoreando el logro de aprendizajes. Además los fascículos ofrecen un conjunto de estrategias que le permiten implementar y aplicar el currículo y tratar de cerrar la brecha entre las expectativas de aprendizaje y el nivel de logro.
La educación como es un derecho y también un servicio de interés público, siempre está cruzada por muchas tensiones. la construcción de currículos regionales se encuentra en el marco de la descentralización y el Ministerio de Educación como ente rector no debe ser un controlador implacable, ni desentenderse de los currículos regionales o desatenderlos, el ente rector tiene la responsabilidad de normar, regular, hacer política, desarrollar capacidades y monitorear efectivamente; en materia curricular no se ha venido asumiendo esta responsabilidad, no tenemos lineamientos y orientaciones para construir los currículos regionales, es cierto que hay currículos regionales elaborados y Ministerio de Educación nunca emitió opinión sobre aquellos ya elaborados, recién al promoverse un esfuerzo mayor a nivel de desarrollo curricular y tratar de articular los aprendizajes fundamentales y mapas de progreso a los currículos regionales, se encuentra conflictos en la concepción, enfoques, formas y estructura. El carácter unitario y descentralizado de nuestro país nos lleva a unir esfuerzos por articular los currículos regionales y el sistema nacional, no puede suceder que existan incongruencias y no puedan empalmarse los aprendizajes, debemos entender que somos un mismo país y debemos tener una base curricular sólida, ejemplo: si un niño está estudiando en una Institución Educativa de Puno cuyo enfoque curricular es por saberes, se traslada a medio de año a estudiar a una escuela de Arequipa que promueve un currículo por objetivos y con diferentes aprendizajes ¿cómo podría convalidar sus estudios?, más aún si luego antes de terminar el año escolar es trasladado a lima cuyas escuelas aplican el currículo por competencias.
Casos presentados se evidencian en muchas escuelas en las que el maestro tiene que lidiar hasta con tres concepciones curriculares: el DCN 2009, las Rutas del Aprendizaje y el Currículo Regional ¿con cuál de ellos trabajar?¿cómo articularlos?. No es cierto que las rutas del aprendizaje retomen y se desprendan del DCN, motivo por el cual es imposible promover una articulación, como se está tratando de hacer en algunas regiones, más aún si tenemos el currículo regional que colisiona con los dos anteriores. Estos son casos que saltan a la vista presentándose un conflicto de articulación con el sistema curricular nacional y los currículos regionales, es importante y urgente por eso orientar y brindar lineamientos que permitan cohesionar el currículo nacional.
Carlos A. Yampufé Requejo
DNI 16692033
cayare2@gmail.com
981770982
*0004239

1 Documento presentado en la Conferencia Nacional sobre Marco Curricular y Aprendizajes Fundamentales – 2012.