domingo, 21 de abril de 2013

RENOVACIÓN EN EL LIDERAZGO DE LA EDUCACIÓN A NIVEL DE INSTITUCIONES EDUCATIVAS, UGEL Y DRE



Prof. Carlos A. Yampufé Requejo
Es muy cierto y necesario que urge un cambio en la educación peruana, así lo demuestra los resultados de la evaluación censal no solo del año 2012, sino desde que se empezó a realizar este tipo de medición, el Ministerio de Educación está tomando la iniciativa en promover un cambio curricular que permita evidenciar aprendizajes fundamentales, así como la renovación del personal directivo de más de 15 mil Instituciones Educativas de nuestro país.

Es de vital importancia reconocer que los aprendizajes de nuestros estudiantes serán de calidad, no solo por que existan las Rutas del Aprendizaje, sino porque todos los agentes que tienen esta responsabilidad de lograrlo, son conscientes en que debemos hacer algo para mejorar; así al estudiante debe generársele la conciencia de aprender y que le sirva para la vida, que el maestro realice una práctica pedagógica con conocimientos claros justamente sobre lo que debe hacer, sobre la ciencia de enseñar, sobre los métodos y recursos, sobre su manejo disciplinar y sobre el conocimiento del estudiante, que el director sea un verdadero líder con especial énfasis en la gestión y los procesos pedagógicos, que el padre de familia haga de su hogar un ambiente que permita generar aprendizajes y vele por la formación de su hijo, que la comunidad y sus autoridades fomenten espacios amigables al aprendizaje. En suma somos todos los agentes que debemos estar comprometidos en el aprendizaje de nuestros niños y adolescentes.

Creo que no el solo hecho de tener los materiales educativos oportunamente, una buena infraestructura, docentes capacitados, van a hacer que avancemos en la educación, esta se verá mejorada cuando todos cambiemos de actitud, nos renovemos en nuestro compromiso y tengamos las cosas claras de qué y cómo hacer para lograrlo. La Ley de Reforma Magisterial señala que es necesario hacer esta renovación y cambiar de actitud con sentido de responsabilidad y trabajo en equipo, para esto su reglamentación tan esperada se hace cada vez más importante, dicha renovación se puede visualizar en dos situaciones bastante importantes, tanto para las instituciones educativas, como para las UGEL y DRE (o GRED).

En el caso de las Instituciones Educativas, se vienen dos convocatorias importantísimas: el Concurso para Directivos y la Reubicación en la Escala Magisterial de los maestros, para el primer caso se está haciendo circular en las redes virtuales y por los medios periodísticos un cronograma y las características del proceso de evaluación para directivos, se hace mención en dicha presentación de una forma innovadora y ya practicada de evaluar por medios informáticos o virtuales, o sea una prueba virtual, considerando la similitud a las pruebas de lápiz y papel estas también son objetivas, pero (aquí su gran diferencia) que generaría un proceso con transparencia siempre y cuando la prueba no sea la misma, es decir con las mismas características pero no exactamente con las mismas preguntas, ya que si se aloja una prueba virtual en un servidor este en el momento que un concursante ingrese a rendir la prueba el mismo sistema pueda sortear las preguntas de manera aleatoria, para esto es importante que se tenga un banco de preguntas lo suficientemente grande que, aunque sea hackeado sea mínima la probabilidad que dos docentes le corresponda exactamente las mismas preguntas. Por lo que es recomendable obtener un banco de preguntas de aproximadamente 30 o 40 mil ítems, así mismo es recomendable que al ser el concurso a nivel nacional en un primer momento los docentes se puedan inscribir y luego de la prueba (ya conocidos los resultados) puedan optar por postular a la región, provincia, distrito e Institución.

Para el caso de las Instituciones Educativas UGEL y DRE (GRED) El literal “d” del artículo 53 de la Ley de Reforma Magisterial (LRM) menciona que “El retiro de la Carrera Pública Magisterial de los Profesores se produce en los siguientes casos: Por límite de edad al cumplir los 65 años”; en nuestro país tenemos docentes en actividad que tienen 65 años o más que aproximadamente llegan al 6% del total de los docentes nombrados, esto nos lleva a pensar que próximamente se realizará un proceso de renovación en el magisterio, el mismo que se llevará la experiencia mayor en la vivencia de los diferentes episodios de nuestra vida magisterial, pero que a su vez será reemplazado por un colectivo de colegas con una nueva visión del magisterio y de la educación; la mayoría de los “nuevos docentes” provienen de una cultura evaluativa que mal o bien se ha venido impregnando en nuestro quehacer docente.

Si bien es cierto este proceso de retiro de la carrera pública magisterial afecta a los docentes de escuela, también afecta tremendamente a las instancias intermedias (DRE – UGEL) ya que la mayoría de los especialistas de gestión pedagógica se encuentran comprendidos en esta edad límite, lo que permite evidentemente una renovación de especialistas en estas dependencias, cabe aquí algunas preguntas ¿contaremos con cuadros técnicos lo suficientemente preparados para ocupar los cargos de especialistas? ¿Tendrán los gobiernos regionales la capacidad para seleccionar a los mejores o colocarán a sus allegados políticos? ¿Tendrá el ministerio de educación la suficiente rectoría para lograr, con esta renovación, la transformación educativa que se requiere en nuestro país?. La experiencia demuestra que aún no existe, en varias regiones, la suficiente madurez para que este proceso se convierta en una gran oportunidad de realizar una transformación con miras a la mejora de la calidad educativa, sin embargo en un escenario más realista se podría convertir en todo un festín para los allegados a quienes están temporalmente en el gobierno de turno a nivel regional.

Debemos entender que al darse la renovación a nivel de las UGEL y DRE, este proceso puede ser una opción políticamente viable para encontrar el despegue en el logro de los aprendizajes de nuestros estudiantes a nivel local y regional, así como convertirse en la generatriz de un proceso amplio de gestión estratégica y aplicación de un modelo de gestión adecuado a las demandas educativas locales y regionales. Al ser así se debe considerar la seriedad del proceso, como una transición políticamente madura y no como un proceso de colocar funcionarios a diestra y siniestra, tal como lo decía un funcionario con cargo de “confianza” de un gobierno regional: me debes lealtad, tienes que ser leal a mí para que puedas estar en la DRE o UGEL.